Blog

Es momento de reinventarse: La historia de emprendimiento de Sandra Sifuentes

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En algunos casos, los momentos de crisis o incertidumbre, pueden ser el mejor empuje para iniciar nuevos proyectos o hacer realidad aquellos sueños que se quedaron atrás, porque la crisis no siempre trae situaciones malas, también trae oportunidades y saca lo mejor de nosotros.

Esta es la historia de Sandra Sifuentes, quien hasta hace poco fue una de nuestras mejores trabajadoras en Protemax, destacándose por su perseverancia y capacidad de organización y llegando a ocupar el cargo de Coordinadora del Área de Tapizado de Cuero.

Pero la cuarentena del 2020 trajo consigo la oportunidad que Sandra estaba esperando: una reducción de la capacidad instalada y la reinvención que las empresas atravesaron, hizo necesario tercerizar parte de la operación y no fue necesario buscar un proveedor, Sandra tomó el reto y abrió su propia empresa.

Hoy, SANHARD Servicios Generales es proveedor de Protemax y recibe parte de la demanda de tapizado de asientos de cueros.

Empecé a trabajar en Protemax a los 20 años, fue un periodo corto, pero nunca dejé de tener contacto con mis compañeros. Seguí trabajando en el sector automotriz y luego de un tiempo me invitaron a reincorporarme a la empresa. Inicié en el área de lavado de autos, luego fui parte del área de laminado y finalmente formé parte del área de cueros en donde realizaba un trabajo administrativo.

A mí siempre me ha gustado ser muy activa en mi trabajo y ver todos los detalles que involucren a mi área, es por eso que aprendí mucho de la parte operativa. Luego de un tiempo, me ascienden a Coordinadora de producción por 4 años. Este puesto fue todo un reto porque tuve que aprender desde cero y en un momento complejo del área, ya que mi principal misión era organizarla. Esto lo pude lograr gracias al apoyo de todos mis compañeros, ya que fue un trabajo en equipo. Fueron muchos días trabajando hasta tarde y a veces, hasta de madrugada pero eso tenía una finalidad y lo logramos.

El área había mejorado muchísimo y se manejaba de manera automática, es ahí cuando les planteo a mis jefes la posibilidad de que yo fuera su proveedor de cueros (un emprendimiento que siempre había rondado por mi cabeza), pero las condiciones no eran las adecuadas en ese momento, aunque a mis jefes les parecía una muy buena idea.

Luego de un tiempo, trabajé en el área comercial como ejecutiva de ventas y mi mayor logro, junto a uno de mis compañeros, fue realizar un record de ventas que no se había tenido antes. Lamentablemente, llegó la pandemia y tuve que despedirme de Protemax.

Abrí mi propia empresa, SANHARD Servicios Generales, y Protemax me propone trabajar como proveedora de cueros, como en algún momento lo habíamos conversado. Es así, como hoy en día, gracias a la oportunidad que me brindó Protemax, puedo ser su proveedora y recibo parte de su producción de tapizado de asientos de cuero, incluso generando puestos de trabajo a ex compañeros. Siempre estaré agradecida por la confianza depositada en mí y sobre todo con mis jefes, ya que gracias a ellos aprendí muchísimo”.

Su historia, nos recuerda que no hay nada que pueda detener a una mujer trabajadora y con ganas de seguir adelante, que podemos convertir un momento de crisis, en una oportunidad para reinventarnos.

Categorías

Contáctanos por WhatsApp

¡Hola! Por favor selecciona el producto o servicio de tu interés para poder ayudarte.